miércoles, 19 de junio de 2013

Una droga para la osteoporosis logró frenar el cáncer de mama




Un estudio demostró que el bazedoxifeno detiene el crecimiento de las células tumorales.



Mamografía. Herramienta clave para detectar un tumor 
a tiempo. Sólo el 45% de las mujeres se somete a una.


Un fármaco aprobado en Europa para el tratamiento de la osteoporosis ahora demostró que detiene el crecimiento de células de cáncer de mama, incluso en cánceres que se han vuelto resistentes a las terapias dirigidas, según un estudio del Instituto del Cáncer del Centro Médico de la Universidad de Duke, en Durham, Estados Unidos.
Los resultados, que se presentarán el sábado en la reunión anual de la Sociedad de Endocrinología de San Francisco, indican que el bazedoxifeno no sólo evita que el estrógeno alimente el crecimiento de células de cáncer de mama, sino que marca los receptores de estrógenos para su destrucción.
“Descubrimos que bazedoxifeno se une al receptor de estrógeno e interfiere con su actividad, pero lo sorprendente fue que también degrada el receptor y se deshace de él ”, afirmó el autor principal, Donald McDonnell, director del Departamento de Farmacología y Biología del Cáncer de Duke.
En los estudios de cultivo de células y animales, el fármaco inhibe el crecimiento tanto en las células de cáncer de mama dependientes de estrógeno como en las células que habían desarrollado resistencia al antiestrógeno tamoxifeno y a los inhibidores de la aromatasa, dos de los medicamentos más ampliamente utilizados para prevenir y tratar el cáncer de mama estrógeno-dependiente.
Actualmente, si las células de cáncer de mama desarrollan resistencia a estas terapias, se trata a los pacientes con agentes de quimioterapia tóxicos que tienen efectos secundarios significativos.
El bazedoxifeno es una píldora que, como el tamoxifeno, pertenece a una clase de fármacos conocidos como moduladores específicos de receptores de estrógeno (SERM). Estos medicamentos se distinguen por su capacidad para comportarse como el estrógeno en algunos tejidos, mientras que bloquea significativamente la acción de estrógenos en otros tejidos.
Pero a diferencia de tamoxifeno, bazedoxifeno tiene algunas de las propiedades de un grupo más reciente de medicamentos, conocido como selectivos degradadores de los receptores de estrógenos (SERDs), que puede señalar al receptor de estrógeno para la destrucción. “Debido a que el fármaco tiene como objetivo eliminar los receptores de estrógenos mediante degradación, es menos probable que la célula cancerosa puede desarrollar un mecanismo de resistencia, porque se va a extraer la meta”, dijo el autor principal Suzanne Wardell, un científico que trabaja en el laboratorio de McDonnell.
Muchos investigadores habían asumido que las células del cáncer de mama, una vez desarrollada resistencia a tamoxifeno. “Hemos descubierto que el receptor de estrógeno sigue siendo un buen objetivo, incluso después de que se haya desarrollado resistencia al tamoxifeno”, afirmó McDonnell.
Los investigadores probaron una variedad de tipos de células de cáncer de mama, incluyendo células sensibles a tamoxifeno que son resistentes al fármaco lapatinib, otra terapia dirigida que se usa para tratar a pacientes con cáncer de mama avanzado cuyos tumores contienen el gen HER2 mutante.
Se ha demostrado que estas células activan la señalización de los estrógenos con el fin de adquirir resistencia a los medicamentos y, en este tipo de células, el bazedoxifeno también inhibió potentemente el crecimiento celular.
Paradójicamente, en el tejido óseo, el bazedoxifeno imita la acción de los estrógenos, lo que ayuda a proteger de la destrucción. Wardell concluyó que esperan que este medicamento pueda ser una opción viable a corto plazo para los pacientes con cáncer de mama avanzado cuyos tumores se hayan vuelto resistentes a otras opciones de tratamiento. En los ensayos clínicos, informó, el efecto secundario más frecuentemente que sufrieron las pacientes fueron cuadros de sofocamiento.