lunes, 9 de julio de 2012

La mortalidad por cáncer de mama se reduce en Asturias gracias a la mamografía




Sanidad recomienda a las mujeres que se sometan a una 

prueba cada dos años apartir de los 50


El cáncer de mama es el tumor maligno más frecuente y la primera causa de muerte entre las mujeres asturianas. Cada año se diagnostican unos 600 nuevos casos en el Principado, donde fallecen por esta causa alrededor de 200 mujeres. Sin embargo, desde que se iniciaron los programas de cribado poblacional en el año 1991, el número de afectadas se mantiene estable, mientras que la mortalidad se ha visto reducida de forma notable debido a la detección precoz y a los avances en el tratamiento de esta enfermedad, según un comunicado difundido ayer por la Consejería de Sanidad del Principado.


El riesgo de sufrir un cáncer de mama es mayor a medida que aumenta la edad. Por esta razón, Sanidad recomienda a todas las mujeres de edades comprendidas entre 50 y 69 años que participen en los programas de detección precoz y que se realicen una mamografía cada dos años, tal y como establecen los protocolos diseñados por la Dirección General de Salud Pública, siguiendo las guías europeas. La indicación de mamografías por debajo de los 50 años debe ser evaluada por el médico de familia, estipula el programa. Se estima que 125 de cada 1.000 mujeres asturianas desarrollarán un cáncer de mama a lo largo de su vida, aunque el riesgo es mayor a partir de los 50 años. 


Examen de una mamografía. 


Según la Consejería, los programas de detección precoz del tumor de mama se han revelado como una estrategia eficaz de prevención, ya que permiten detectar la enfermedad en fases iniciales, mejorando con ello la probabilidad de supervivencia. Estos cribados no evitan la aparición del tumor, pero en la actualidad la mamografía es la técnica más fiable para detectar el cáncer de mama de pequeño tamaño en mujeres a estas edades. Con la detección temprana se pretende que los tratamientos sean menos agresivos, que la probabilidad de curarse sea cada vez mayor y que las mujeres que tienen cáncer de mama puedan disfrutar de una mejor calidad de vida, señala la nota. 


El cáncer de mama concentra la cuarta parte del total de tumores que se diagnostican en las mujeres, y un 16 por ciento de la mortalidad femenina por cáncer en Asturias.