lunes, 28 de enero de 2013

Analizan en 3D los dos cráneos íberos enclavados encontrados en Ullastret



El Museo de Arqueología de Cataluña dispone de imágenes en 3D de los restos surgidas a raíz de la primera fase de su estudio



Miembros del equipo de Expertos 
MAC-ULLASTRET - UNIDAD DE DIAGNÓSTICO POR LA IMAGEN 
DEL HOSPITAL DE PALAMÓS.

Poco más de dos meses después, el Museo de Arqueología de Cataluña (MAC) ha anunciado que ya se han iniciado los estudios de los restos craneales encontrados en el yacimiento de Ullastret. Como se informó en su momento, el descubrimiento de los dos cráneos enclavados-hasta entonces sólo se conocían cinco en el continente, y dos de ellos habían desenterrado en el yacimiento ampurdanés-convierten Ullastret en un yacimiento único en Europa. Es seguramente por esta relevancia que se ha constituido rápidamente un equipo de investigación multidisciplinar-formado por antropólogos, arqueólogos, restauradores y especialistas en otras disciplinas-que ha establecido un protocolo de actuación para emprender el estudio integral de los dos cráneos de íberos datados en el siglo III aC
En la primera fase de estudio se han hecho pruebas radiológicas a la unidad de diagnóstico por la imagen del hospital de Palamós, que ha cedido sus instalaciones y el personal necesario fuera del horario de atención a los pacientes . Este material permitirá a los investigadores profundizar en el estudio morfológico y anatómico de los restos. Las imágenes en 3D se han obtenido gracias a un dispositivo técnico de procesamiento de datos de última generación y serán especialmente útiles, según los expertos, para el proceso de consolidación y restauración de los cráneos.
Este estudio se realizará en breve en el laboratorio de conservación y restauración que el Museo de Arqueología de Cataluña tiene en Girona.


El cráneo radiografiadas en la primera fase de estudio 
 MAC-ULLASTRET - UNIDAD DE DIAGNÓSTICO POR LA IMAGEN DEL 
HOSPITAL DE PALAMÓS.


Una costumbre ancestral
Las primeras interpretaciones de los expertos presuponen que los cráneos enclavados son restos de enemigos de otros poblados íberos (indigetas o layetanos) víctimas de alguna razzia o guerra vecinal.Las hipótesis indican que Ullastret importó del mundo celta esta tradición ritual documentada entre otros por Diodoro de Sicilia, Estrabón y Posidonio de Apamea. Una costumbre ancestral, por otra parte, documentado en más de una cultura a lo largo de la historia de la humanidad.