martes, 20 de marzo de 2012

Alertan sobre la sobreutilización de las tomografías computarizadas en España


La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) asegura que en España se están sobreutilizando las tomografías computarizadas (TC) "de forma alarmante" en los últimos años, lo que a su juicio está causando dosis de radiación "innecesarias" para muchos pacientes.

   Así se desprende de un informe de recomendaciones para incrementar la protección radiológica de los pacientes de esta entidad, después de haber constatado un mayor uso de estas técnicas en chequeos de salud, como cribado de determinadas enfermedades o de "todo el cuerpo", y en exploraciones "por si acaso" o "porque nos quedamos más tranquilos".
   Aunque la mayor parte de las exploraciones radiológicas están por debajo de los 100 milisievert (mSv), existe un incremento sustancial del riesgo, según el informe la FADSP, dada "la repetición cada vez mayor de las exploraciones y el efecto acumulativo, que da lugar a un incremento de las dosis efectivas de los estudios inversamente proporcional a su tamaño corporal".
   Además, el caso es "especialmente preocupante" en niños y jóvenes --más vulnerables por mayor esperanza de vida, elevada radiosensibilidad y falta de adaptación de los equipos existentes--, en quienes la radiosensibilidad se multiplica por entre 2,5 y 10, en el caso de los recién nacidos.
   "La radiología es un pilar esencial del diagnóstico médico, y los estudios de TC correctamente indicados pueden reconducir el manejo de los pacientes, incrementar su salud y salvar su vida", aseguran los autores del informe.
   No obstante, reconocen que su sobreutilización ha hecho "saltar las alarmas" porque la radiación puede tener efectos no estocásticos, como el incremento del cáncer, un riesgo "aún limitado por parte de los pacientes".


   Por ello, y de cara a normalizar y racionalizar su uso, proponen la aplicación de protocolos de consenso de solicitudes radiológicas que eviten "en la medida de lo posible" la discrecionalidad y la variabilidad existente actualmente en el seguimiento por imagen de pacientes con el mismo proceso y con gravedad similar, dada la ausencia de guías de referencia actualizadas en el Sistema Nacional de Salud (SNS).
   Además, critican que no todos los equipos existentes en el mercado radian por igual, "existiendo una amplia variabilidad en las dosis impartidas por los TC de las distintas casas comerciales".
   "Debería priorizarse la protección radiológica en la adquisición de nuevos equipos y deberían existir límites de dosis para cada tipo de estudio TC, aprobadas por la sociedad de radiología y accesibles para los profesionales", aseguran.

PROPONEN LA CREACIÓN DE UNA CARTILLA DOSIMÉTRICA

   De igual modo, recomiendan la implantación de una cartilla dosimétrica, como ya se hace en País Vasco, en todas las comunidades que permita dar a conocer cuánta dosis de radiación ha recibido cada paciente, "una decisión inaplazable y un derecho de los pacientes, en especial de los niños y jóvenes españoles, que además contribuirá a disminuir los estudios innecesarios".
   También apuestan por informar a los pacientes de los riesgos y beneficios de las exploraciones que emplean radiaciones ionizantes, y crear un registro poblacional de cáncer para mejor conocimiento de los factores ambientales y del comportamiento de esta enfermedad en España.
   Por otra parte, y teniendo en cuenta la crisis económica, la FADSP propone "potenciar la racionalidad" y "evitar lo innecesario", sustituyendo el tiempo profesional "mal empleado" en otras exploraciones más necesarias o actividades para las que "nunca hay tiempo suficiente" como la implantación de protocolos de consenso a nivel del SNS, la investigación en los Servicios de Salud, la formación continuada, la docencia y la relación entre los niveles asistenciales.


Fuente: Europapress.es