jueves, 9 de agosto de 2012

Medicina XXL



"En EEUU cada vez más médicos descubren que sus pacientes obesos no caben en las máquinas de imagen"




  • En EEUU la obesidad afecta al 5-6% de la población, en España no llega al 1%


  • La limitación sólo ocurre cuando hay que explorar tórax y abdomen


  • De momento, el mayor problema para los médicos españoles es la claustrofobia



No es nada nuevo decir que la obesidad es una enfermedades del siglo XXI que, día tras día, va en aumento. A los problemas de salud que acarrea, le acompañan algunas dificultades difíciles de imaginar. En EEUU, por ejemplo, cada vez más médicos descubren que sus pacientes obesos no caben en las máquinas de imagen.
Así lo ha alertado recientemente la Asociación Americana de Radiología (RSNA), http://www.rsna.org: "Cada vez más, la obesidad se convierte en un problema para los departamentos de radiología y para los propios radiólogos". Según señala en este informe el doctor Maureen Seluta, radiólogo del Hospital General de Massachusetts (EEUU), todavía no se ha acostumbrado a la desagradable tarea de decirle a un paciente que no cabe en la máquina de fluoroscopia (una prueba de rayos X que analiza estructuras internas del organismo en movimiento).
Pero a pesar de las alarmas, la situación en España todavía no ha llegado a estos extremos. Así lo explica a ELMUNDO.es el doctor Ginés Madrid, presidente de la Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM). "En EEUU, la obesidad afecta al 5%-6% de la población, pero en España no alcanza ni el 1%". Por tanto, afirma este especialista, en nuestro país se podría definir, al menos de momento, como un "inconveniente casual".
Salvo en el caso de hospitales de referencia para ciertas patologías, aclara el doctor, las dificultades para la realización de una prueba radiológica, como la Tomografía Axial (TAC o escáner) o la Resonancia Magnética es, en la actualidad, una limitación aislada más que un problema establecido. Además, puntualiza que esto sólo ocurre cuando la zona a explorar es la región toraco-abdominal. "Cuando se trata de examinar otras áreas, como cerebro, cuello o extremidades, no existe en general, tal restricción".

Indicaciones con los pacientes

Para el presidente de SERAM, comunicar a un paciente que debido al tamaño de su abdomen no es posible introducirle en el 'anillo' del escáner, debe hacerse con los mismos criterios que se utilizan para transmitir cualquier otra información médica: claridad, respeto, mesura, sentido común y, sobre todo, empatía. "Son pacientes con un largo recorrido asistencial que se han visto en la necesidad de sortear muchos inconvenientes, como el tamaño y la resistencia de mesas de quirófano, por lo que las explicaciones resultan más sencillas", afirma el especialista.
Además, aclara que en gran parte de los servicios de Imagen Radiológica, antes de iniciar cualquier tipo de prueba, se les realiza una medición de su perímetro abdominal. El resultado orienta a los médicos hacia "la probabilidad de poder llevar a cabo con éxito o no el examen".

Avances tecnológicos

En España los equipos instalados en la mayoría de hospitales tienen las medidas estándar, según explica el doctor Madrid; aunque cada vez más se empiezan a introducir máquinas de mayor diámetro. "El aumento creciente del fenómeno de la obesidad mórbida está impulsando a los fabricantes a diseñar equipos con un diámetro del Gantry (el anillo de las máquinas de radiografía) de entre 90 y 120 cm", recalca.
Un ejemplo de ello es la compañía eléctrica y de telecomunicaciones Siemens. "Todos nuestros equipos de diagnóstico por imagen están adaptados para pacientes con obesidad", aclara a este periódico la compañía. Por ejemplo, señala que los equipos de TAC no presentan este problema porque ya de por sí cuentan con un gantry de 85 cm, o en el caso de las mesas (tanto para equipos de angiografía, como para rayos) se diseñan para soportar hasta 250 kg de peso.
Pero si hay un problema mucho mayor, que sí provoca a menudo suspensiones de pruebas, ése es sin duda la claustofobia. "Es un fenómenos que resulta incontrolable para quien lo padece". Por ello, desde hace ya algunos años se están introduciendo en el mercado máquinas 'abiertas'.