lunes, 21 de mayo de 2012

La tomografía detecta precozmente el cáncer de pulmón



La tomografía computerizada puede ser útil en la detección precoz del cáncer de pulmón

Aquellas personas con un mayor riesgo de cáncer de pulmón, como los fumadores, podría beneficiarse del screening mediante una tomografía computerizada para prevenir o diagnosticar precozmente el cáncer de pulmón. Peter B. Bach, del Centro de Cáncer Memorial Sloan-Kettering, en Nueva York, y sus colaboradores, han realizado una revisión sistemática para examinar los riesgos y beneficios de la tomografía computarizada de baja dosis de radiación (TCBD), en la detección del cáncer de pulmón -la principal causa de muerte por cáncer.

«La mayoría de pacientes son diagnosticados con la enfermedad ya avanzada, lo que resulta en una tasa muy baja de supervivencia», afirman los autores del trabajo que se publica en JAMA.

Para llevar a cabo la revisión, los investigadores identificaron 8 ensayos controlados aleatorios y 13 estudios de cohorte, que cumplían los criterios para su inclusión. Tres estudios aleatorizados proporcionaron evidencias sobre el efecto de la TCBD en la mortalidad por cáncer de pulmón, de los cuales, el National Lung Screening Trial (Ensayo Nacional de Cribado de Pulmón) fue el más clarificador, con 53.454 participantes inscritos. Los otros 2 estudios más pequeños no mostraron beneficio.

«En términos de daños potenciales de la TCBD, a través de todos los ensayos y cohortes, aproximadamente el 20 por ciento de los individuos obtuvieron resultados positivos, que requerían un cierto grado de seguimiento, mientras que aproximadamente el 1 por ciento, tenía cáncer de pulmón». Según los autores, la TCBD puede beneficiar a los individuos en mayor riesgo de sufrir cáncer de pulmón, pero existe incertidumbre acerca de los daños potenciales de la prueba, y de la generalización de los resultados.

Este informe, constituye la base de la guía de práctica clínica de la American College of Chest Physicians, y la American Society of Clinical Oncology, cuyas recomendaciones son las siguientes:

Recomendación 1: para los fumadores y ex fumadores de entre 55 y 74 años, que han fumado 30 cajetillas de cigarrillos por año (el número de paquetes de cigarrillos fumados al día, por el número de años que la persona ha fumado) o más y, o bien siguen fumando, o han dejado de fumar en los últimos 15 años, se sugiere que se les ofrezca una prueba de TCBD anual.

Recomendación 2: para las personas que han acumulado menos de 30 'pack-years', o que sean menores de 55 años, o mayores de 74, y para los individuos que han dejado de fumar hace más de 15 años, y aquellos con comorbilidades graves que impidan posibles tratamiento curativos, la detección por TCBD no debe ser realizada.
Fuente: Abc.es