lunes, 4 de junio de 2012

Los cardiólogos piden a Sanidad que dote las unidades de ecocardiografía de más técnicos de imagen


Una nueva vertiente laboral para los Técnicos Superiores en Imagen para el Diagnóstico.

La mejora del diagnóstico de las enfermedades cardiovasculares requeriría, según los expertos, de al menos un técnico por cada 2-3 máquinas.


El secretario general electo de la SEC, el Dr. Miguel Ángel García Fernández, ha reclamado al Ministerio de Sanidad que amplíe el número de técnicos de ecocardiografías a fin de mejorar el diagnóstico de las enfermedades cardiovasculares. El Dr. García Fernández, que ha formulado esta petición durante la XXVI Reunión Anual de Imagen Cardíaca, ha recordado que "en España contamos actualmente con 20 nuevos técnicos cada año, por lo que necesitaríamos 60 años para cubrir nuestras necesidades". "Lo que pedimos", subrayó este especialista, "es una propuesta más relista, la colaboración de, al menos, un técnico por cada 2-3 máquinas de ecocardiografía."

Uno de los temas que aborda la reunión es la aplicación de la tomografía axial computarizada (TAC) multicorte de baja radiación. Esta técnica, que se utiliza para poder observar partes de las arterias coronarias y detectar, así, lesiones arterioescleróticas, reduce los efectos secundarios derivados de las técnicas convencionales, ya que irradian hasta 40 veces menos.

Según el Dr. García Fernández, "el TAC multicorte está cambiando a pasos agigantados el diagnóstico de la enfermedad coronaria, ya que nos permite diagnosticar de forma precoz y por lo tanto ofrecer al paciente un mejor tratamiento". El Dr. García Fernández citó estudios que demuestran que esta prueba diagnóstica evita hasta un 25% de los estudios coroniográficos que se hacen en la actualidad (120.000 en España).
"Estas técnicas ya se encuentran disponibles en nuestro país, aunque de momento se utilizan en pocos hospitales. Su uso minoritario se debe a que depende del cambio de tecnología, lo que es difícil en la actualidad. Sin embargo, esta inversión a corto plazo conseguiría reducir ampliamente el coste de asistencia sanitaria", ha informado el presidente del congreso.

TAVI, una solución para pacientes con estenosis aórtica severa.
La estenosis aórtica consiste en un estrechamiento de la válvula aórtica, lo que disminuye el flujo de sangre desde el corazón. Es la enfermedad de válvula cardiaca más común en Occidente, que afecta al 2% de la población mayor a 65 años, al 3% de las personas mayores de 75 años y al 4% de los mayores de 85 años.

Realizar un reemplazo quirúrgico de la válvula aórtica a corazón abierto se hace necesario en estos casos, ya que si no se realiza la intervención, la supervivencia de los pacientes tras tres años del diagnóstico de la enfermedad es de menos de un 30%. Aun así, existe un elevado número de afectados que no pueden operarse debido a contraindicaciones y al alto riesgo quirúrgico que representa la operación. Para paliar esta situación, en los últimos años se ha desarrollado la técnica TAVI, que consiste en implantar la válvula aórtica vía transfemoral (a través de la arteria femoral) o transapical (mediante una pequeña incisión a través de las costillas).

"Esta técnica tiene un éxito del 94% en los pacientes en los que se les realiza la intervención y que no son aptos para recibir la cirugía convencional. Así, a los 30 días de la intervención, la mortalidad entre estos pacientes disminuye hasta situarse en el 7%, El uso de las técnicas de imagen en el control de la intervención consigue reducir el número de complicaciones", destaca el Dr. García Fernández.





Fuente: Actedi