miércoles, 17 de julio de 2013

¿Cuánta radiografía resiste nuestro cuerpo?



Se procura consenso en América Latina sobre niveles de referencia con rayos X. Es preciso unificar criterios en la región para que se apliquen las dosis necesarias de radiación en estudios diagnósticos, a efectos de evitar exposiciones innecesarias a los pacientes, afirmó el doctor Alejandro Nader, responsable técnico del programa de Protección Radiológica en las Exposiciones Médicas para América Latina del Organismo Internacional de Energía Atómica.


Un estudio a nivel regional que se basó en mediciones y encuestas en toda América Latina constató que no existen niveles de referencia comunes a ser utilizados en las exposiciones diagnósticas con rayos X para diferentes técnicas como las radiografías convencionales, la mamografía, la tomografía computada y las prácticas intervencionistas.

El trabajo fue publicado en “Radiation Protection Radiometry” y los autores principales fueron la doctora en física Susana Blanco, investigadora del CONICET, colegas de América Latina y el doctor Alejandro Nader, responsable técnico del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) del programa de Protección Radiológica en las Exposiciones Médicas para América Latina.




Según las recomendaciones de la Comisión Internacional de Protección Radiológica (ICRP) las dosis superiores a 100 mSv (unidad de medida de radiación), implican un riesgo significativo de contraer cáncer a tiempo diferido, afirmó a la Agencia CyTA el doctor Nader. “Por estas razones, la comisión considera que el valor máximo para un nivel de referencia es de 100 mSv, tanto en caso de que la dosis sea recibida en un año o en forma aguda”, agregó el especialista.

Exposiciones superiores a 100 mSv recibidas en un año o en forma aguda sólo se justificarían en circunstancias extremas, ya sea porque la exposición es inevitable o porque se trata de situaciones excepcionales como salvar vidas o prevenir un desastre grave. “Ningún otro beneficio social o individual compensaría exposiciones tan altas. Utilizar los niveles de referencia u orientativos permite, al ser aplicada, obtener una calidad de imagen adecuada, y cuando en algunos casos esos límites son excedidos, se corre el riesgo para el paciente de que aparezcan radiolesiones”, destacó Nader.

América Latina por su diversidad geográfica y económica presenta áreas con un nivel de dosis al paciente adecuado y con muy buena calidad de imagen, de acuerdo a normas rigurosas de seguridad para el paciente y los trabajadores. Sin embargo, dentro de cada país latinoamericano hay diferencias importantes entre regiones y centros médicos, puntualizó el experto.