lunes, 29 de julio de 2013

La mamografía de control capta 500 tumores al año en Cataluña








El cribado de cáncer de mama se inició en Barcelona hace 22 años, y desde hace cinco se ofrece de forma generalizada, cada dos años, a todas las mujeres de Catalunya de entre 50 y 65 años. El proceso de control se inicia con una carta de cita para acceder a una mamografía, seguida de una llamada telefónica en caso de que la mujer no haya respondido al aviso escrito. Estos cribados detectan cada año en Catalunya medio millar de tumores incipientes, que no habían sido advertidos ni por la afectada ni por sus médicos. La prueba, consolidada y de eficacia demostrada, se extenderá ahora a todas las comunidades españolas, según acordaron ayer los responsables de sanidad.


También se ha establecido implantar el cribado de cáncer de cérvix a las mujeres de entre 25 y 65 años, con una periodicidad de entre tres y cinco años. Este análisis celular ginecológico detecta incipientes tumores en el cuello de la matriz. El control se ha establecido de forma irregular en la sanidad pública catalana. Numerosas mujeres acceden a la citología de control de forma privada en consultas ginecológicas, ya que la sanidad pública no lo ha ofrecido de forma general hasta hace pocos años. Ahora sí es posible acceder a la prueba