martes, 23 de julio de 2013

Ecografías sin moverse de casa

Las ecografías a domicilio son un servicio que ya se ofrece en España y, si no es el único, sí uno de los pocos que existen en el continente europeo

Se trata de ofrecer una solución fácil a aquellos que, por falta de tiempo o por problemas de movilidad, no pueden acudir al hospital para someterse a esta prueba médica.

La idea surgió a partir de Rocío Jurado. Fernando Bergaz fue el principal radiólogo que siguió la enfermedad de la tonadillera. "El hospital donde estaba ingresada le ofreció la posibilidad de atenderla en casa y lo único que faltaba era ver cómo podíamos realizarle las ecografías pertinentes". Después de hablar con un amigo que trabajaba en una casa comercial de ecógrafos destinados a quirófanos, "pudimos conseguirlo [...] Son equipos más pequeños. Se utilizaban y vendían en exclusiva para el uso interno de los hospitales, por ejemplo, en la anestesia de un nervio local". Gracias a este tipo de ecógrafos, finalmente, Bergaz pudo hacerle a la cantante varias pruebas más en su propia casa y ahí empezó a fraguarse la idea.
Unos cinco años después, este radiólogo hizo realidad su proyecto y fundó una empresa dedicada precisamente a este servicio: las ecografías a domicilio. El equipo lo forman seis radiólogos. "Rompemos la barrera del tiempo y del espacio. Nos desplazamos donde el cliente nos indique (de momento, en Madrid y, en breve, en Barcelona, Valencia, Bilbao y Sevilla) y a la hora que mejor le venga a la persona interesada, incluyendo los fines de semana", señala Bergaz.

Aunque ven a todo tipo de pacientes, los más habituales son aquellos que no se pueden mover de la cama y quienes, por sus complicaciones laborales y familiares, no tienen tiempo para ir a un hospital. En Europa, asegura el especialista, "no hay ningún servicio de radiólogos que hagan esta prueba a domicilio" y, subraya: "Es el radiólogo (médico) quien debe interpretar la ecografía, no un técnico". Una afirmación que avala el vicepresidente de la Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM), José Luis del Cura Rodríguez, quien además considera que, "utilizando equipos de ecografía de calidad, esta idea es extraordinariamente interesante".

Aunque el tipo de aparato no es el mismo que el de un hospital, aclara Bergaz, "es capaz de realizar una ecografía como la que se haría en el hospital, con la misma sensibilidad y especificidad. La calidad es la misma". La diferencia que facilita la ventaja del servicio a domicilio está en el tamaño, "es como un ordenador portátil". De hecho, agrega, "comprando una torre, podría usarse en cualquier hospital".

Sin embargo, los ecógrafos que hay en los centros hospitalarios son más grandes y "ofrecen más prestaciones, por ejemplo, ecografías en cuatro dimensiones y pruebas como la elastografía y los contrastes", señala el especialista. Esto también se traduce en el precio. Mientras "los ecógrafos de hospitales pueden costar entre 45.000 y 80.000 euros, los portátiles unos 20.000", aproximadamente.

Desde que el servicio de ecografías a domicilio se puso en marcha en 2010, las peticiones han ido incrementando. "Ahora tenemos unas 20-30 al mes", apunta el radiólogo. La mayoría de las solicitudes están relacionadas con "cuestiones musculoesqueléticas (por ejemplo, la rotura del tendón de Aquiles), ecografías abdominales y revisiones".
Además, con este procedimiento, añade Bergaz, "hacemos muchas ecografías Doppler para examinar el flujo sanguíneo en las arterias y las venas". También llaman embarazadas que quieren ver a sus bebés, pero "nosotros no hacemos ecografías fetales, lo único que podemos hacer es comprobar el latido del pequeño".

En cualquier caso, "sólo trabajamos con la prescripción de un médico". Con el volante en mano, el interesado puede solicitar este servicio directamente o a través de su aseguradora, si ésta lo incluye. El radiólogo acude a la cita y, en 48 horas, "le mandamos el informe médico por correo electrónico con una clave de seguridad (para cumplir con la Ley Orgánica de Protección de Datos -Lopd-)". "Si lo que vemos en la prueba requiere urgencia, entonces nos comunicamos directamente con el médico que ha solicitado la prueba".

En cuanto al método de pago (unos 100 euros, dependiendo de los gastos de traslado y de la propia prueba), puede realizarse directamente o a través de una transferencia bancaria. Si el paciente solicita el servicio porque su aseguradora se lo ofrece, entonces las condiciones económicas dependerán de cada compañía.

Fuente: actedi.net