jueves, 2 de febrero de 2012

RM de triple potencia para rastrear progresión de la esclerosis múltiple




Investigadores clínicos canadienses han encontrado un nuevo método para rastrear la progresión de la esclerosis múltiple usando una resonancia magnética poderosa de triple potencia para rastrear los niveles aumentados de hierro encontrados en el tejido cerebral.


Los investigadores descubrieron que los niveles de hierro en los pacientes EM están cada vez más altos en las áreas de la materia gris del cerebro que son responsables de transmitir mensajes. Los niveles de hierro altos en un “área de transmisión” específica fueron notados en pacientes que tenían discapacidades físicas asociadas con la EM. El hierro es muy crítico para la función normal del cerebro y la cantidad de hierro es un sistema estrechamente controlado por el tejido cerebral. El descubrimiento sugiere que hay un problema con el sistema de control. Demasiado hierro puede ser tóxico para las células cerebrales y los niveles altos de hierro en el cerebro han sido asociados con varias enfermedades neurodegenerativas. Sin embargo, hasta ahora, ninguna prueba ha podido cuantificar o medir el hierro en el cerebro vivo. 

Los Drs. Alan Wilman y Gregg Blevins, coinvestigadores principales de la facultad de medicina y odontología de la Universidad de Alberta (Canadá; www.ualberta.ca), usaron una técnica nueva de RM para medir cuantitativamente el hierro en el cerebro para lograr un entendimiento mejor de lo que la enfermedad está haciendo en los cerebros de aquellos que fueron diagnosticados recientemente con EM. Veintidós individuos con EM participaron en el estudio, junto con 22 personas que no tenían la condición.

“En la EM hay un deseo real y necesidad de lograr una buena idea del estado y progresión de la enfermedad”, anotó el Dr. Blevins, quien es un neurólogo practicante e investigador de neurología. “Cuando a los pacientes, con EM, se les hace una RM, las mediciones típicas que miramos pueden no darnos una buena idea de la naturaleza y estado de la EM. Usando este método nuevo de RM les daríamos a los médicos una manera nueva de medir la efectividad de tratamientos nuevos para los pacientes con EM mirando el impacto sobre los niveles de hierro. Esto abre la idea de tener un biomarcador nuevo, una manera nueva de mirar la enfermedad en el tiempo, mirando la enfermedad, viendo la progresión o la ausencia de progresión de la enfermedad, una manera nueva de rastrearla”.

El Dr. Wilman, un investigador y físico en el departamento de ingeniería biomédica, reportó que el método nuevo de RM puede ser una evaluación mejor para la progresión de la enfermedad que estrictamente mirando el número y frecuencia de las recaídas. “Este es un marcador cuantitativo nuevo que nos da más conocimiento sobre la EM. Podemos tener una idea mejor de donde están los pacientes. En términos de síntomas clínicos, pueden estar bien por un buen rato, y luego tienen una recaída, entonces están bien por un buen rato. Cuando están realmente bien, pueden realmente no estar bien. La enfermedad puede estar progresando, pero simplemente no hay un buen marcador que muestre eso. Pensamos que el biomarcador que hemos descubierto puede ser una respuesta. Las personas en la comunidad de investigación médica estamos muy emocionadas acerca de este descubrimiento, porque puede ser una manera nueva de ver la enfermedad”. 

El método RM nuevo, que usa un equipo que tiene una potencia 90.000 veces la del campo magnético de la tierra, les proporcionará a los médicos más detalle e información acerca del impacto de la EM en el cerebro, pistas que los médicos e investigadores no tuvieron antes. “Esto puede ser un marcador muy temprano de EM. Nos gustaría ver este método nuevo usado con todos los pacientes que tienen EM. Finalmente, este descubrimiento es un gran ejemplo de investigación translacional”, comento el Dr. Wilman.

Los investigadores esperan ver que este método nuevo de RM sea usado en ensayos clínicos para los pacientes con EM dentro de uno a dos años, luego será usado regularmente por los médicos en los siguientes cinco años. Los Drs. Blevins y Wilman agradecen a los pacientes con EM que tomaron parte en el estudio. “Si los pacientes no estaban dispuestos a ayudar, no podríamos hacer nada de esto”, dijo el Dr. Wilman.



Fuente: Medimaging.es