miércoles, 25 de enero de 2012

La RM preoperatoria mejora los resultados en cirugía para cáncer de próstata



Preservar la función sexual en los pacientes con cáncer de prostata es uno de los objetivos de los cirujanos cuando se enfrentan a una cirugía para extirpar un tumor. Ahora, según un estudio que se publica en Radiology, gracias al uso de la resonancia magnética (RM) preoperatoria se pueden tomar decisiones más informadas acerca de los procedimientos de preservación de los nervios en los pacientes con cáncer de próstata.

El cáncer de próstata es uno de los tumores más frecuentes en los varones. En muchas ocasiones, es necesario una prostatectomía radical abierta -extirpación de la próstata-, un tratamiento que conlleva riesgos importantes, como la incontinencia y la impotencia.

La RM preoperatoria será útil, asegura Daniel JA Margolis, de la Universidad de California en Los Angeles (EE.UU.) para preservar los nervios de los pacientes. «Los cirujanos pensamos que, en comparación con la información clínica por sí misma, la RM es útil para todos los pacientes, ya que identifica información determinante que sirva para guiar el plan quirúrgico en casi un tercio de los pacientes».
Complicaciones
El abordaje quirúrgico plantea muchas complicaciones. Un enfoque innecesariamente agresivo podría dañar los nervios y dejar a los pacientes con una importante pérdida de su función sexual, mientras que uno que no es lo suficientemente agresivo podría no eliminar todo el cáncer residual.

El equipo de Margolis analizaron en 104 pacientes con cáncer de próstata las diferencias en el plan quirúrgico antes y después de la revisión del informe con una resonancia magnética y los compararon con los resultados reales quirúrgicos y patológicos.

Los datos mostraron que el uso de la RM preoperatoria de próstata modificaba el plan quirúrgico. La decisión de optar por la cirugía conservadora de nervios no comprometía los resultados oncológicos. Sin embargo, los investigadores advierten que el grupo de estudio representa una población de varones con cáncer de próstata de bajo o medio grado y que los hallazgos podrían no extrapolarse a todos los pacientes. «Lo que nosotros hemos encontrado es que se debe seleccionar a los pacientes para tener así un mayor beneficio de las técnicas de imagen», señala Margolis.

Fuente: ABC Salud